De interés para los Emprendedores Sociales

El otro día, revisando las últimas publicaciones en el blog de mi amigo Amalio Rey (a quien me gustaría poder traer de nuevo a Valladolid para “revolucionar” un poco el ambiente), despertó mi interés un post titulado “Yorokobu y Deusto Push: Hackers, diversidad y Emprendedores Sociales” que voy a transcribir con el permiso (espero) del autor (Amalio si no te parece bien llamame y te invitaré a una caña en Málaga para disculparme).

El post dice lo siguiente:

“Andamos últimamente de entrevistas. Me gusta el género porque responder a preguntas de otros incita a pensar sobre asuntos que paso por alto. También a salirme de esos bucles recursivos en los que a menudo me meto. Hoy quiero reseñar dos entrevistas que me hicieron hace poco sobre temas distintos, pero que trato con cierta frecuencia en este blog.

La primera me la hizo Mar Abad de la revista Yorokobu, una publicación que sigo desde hace tiempo, y que descubrí de tanto viajar en Vueling por su versión Ling Magazine. Me mandó unas preguntas, que no fueron publicadas en forma de entrevista sino como un post de Mar en el que refleja mis opiniones sobre temas diversos como la ética-hacker en la empresa, el sentido de la colaboración, la gestión de la diversidad, la inteligencia grupal, y la relación que existe entre creatividad y presión por los plazos. No me detendré en detalles porque si te interesa, puedes leerla aquí: Artículo de Yorokobu: La ética Hacker”.

La segunda entrevista, más reciente, es de Anais Iglesias, con motivo de que voy a participar (este martes) como mentor de la primera Escuela de Empresas Sociales Deusto Push, un programa lanzado recientemente por la Universidad de Deusto. Esta iniciativa, según sus promotores, busca “poner en valor la empresa social como motor de crecimiento económico y social” combinando tres aspectos: 1) El trabajo con la persona emprendedora y el equipo promotor como eje vertebral del proyecto, 2) La creación de un ecosistema para la aceleración de empresas sociales, 3) El desarrollo e investigación en nuevas herramientas que faciliten y agilicen la inversión social y responsable en estas empresas. Aquí tienes un folleto en PDF que lo explica en detalle.

Antes de la entrevista tuve un animoso diálogo por e-mail con la organizadora de Deusto Push, sobre lo que significa ser un “emprendedor social”, y las diferencias que veo entre emprender-en-lo-social y en las empresas-de-toda-la-vida. Ya di la vara con esto en el evento #Lohacemos2012 de Portugalete, y mi postura se resume en que soy bastante crítico con la tendencia a trasladar las lógicas de mercado que se enseñan en las Escuelas de Negocio al mundo del emprendimiento social. Los fines son tan distintos, que el lenguaje y los contenidos también deben cambiar sustancialmente. Pues nada, éstas son algunas de las pistas que comparto en la conversación con Anais:

  • Ser “emprendedor social” es mucho más que crear una “empresa social”. Basta con empujar proyectos sociales (no empresas) que se gestionen con actitud de emprendedor.
  • Se hacen acrobacias con el término “ánimo de lucro” para intentar quedar bien con todo el mundo; cuando (perdón por la obviedad) el emprendedor social ha de preocuparse por la “sostenibilidad”, y no por la “rentabilidad”. 
  • Hablar de “negocio” en vez de “gestión” desenfoca la figura del emprendedor social y genera desconcierto. Hay que ser prudentes (a propósito de la moda de los canvas) con jergas importadas como los “modelos de negocio”, que me parecen un contrasentido en este contexto donde deberíamos hablar de “modelos de gestión”.
  • El “escalado” no tiene que ser un objetivo per se. En el emprendimiento social hay muchos matices, y la mayoría distintos a los empresariales. Para que el escalado sea posible hace falta un modelo replicable, que no siempre existe, ni tiene por qué existir. Aprendamos a valorar las microintervenciones con un fuerte sentido humano, y por eso es muy importante no forzar itinerarios que pretendan estandarizar comportamientos.
  • En los proyectos de emprendimiento social hay que discernir entre qué es “gestión” y qué es “negocio, para evitar el uso perverso de lógicas empresariales en un mundo que se mueve por otros resortes.

Si quieres ampliar sobre este tema, aquí tienes el texto completo de la entrevista con Deusto Push sobre emprendimiento social.”

Fuente: Amalio Rey

Inserción de Bartolomé Zuzama. Coordinador de la Fase II del Proyecto CREA 2012

Esta entrada fue publicada en CREA Social, Creación de empresas, Emprendedor, Emprender y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *