¿Fresa o Chocolate?: Dilemas del emprendedor

Siguiendo con nuestra intención de aportar a las personas emprendedoras reflexiones de interés que provengan de diversos ámbitos, a continuación transcribimos un post reciente de Amalio Rey en su Blog, sobre las disyuntivas a las que deben enfrentarse los emprendedores en su avance hacia el éxito empresarial. Esperamos que os parezca interesante.

“Hace tiempo que venía madurando la idea de diseñar un taller sobre los “dilemas y paradojas” que se dan en la aventura de emprender. Creo que es ahí donde se concentran las mayores oportunidades de aprendizaje; en esos hitos donde las circunstancias te exigen elegir entre A y B (“dilemas”) o cuando descubres una complejidad que contradice la intuición general (“paradojas”).

A inicios de octubre tuve la suerte de verme con Josean Rodríguez (@Kotxean) en el Parque Tecnológico de Álava, y me ayudó a definir el proyecto. A él también le gustaba la idea de explorar territorios de frontera que pusieran en evidencia las dificultades que enfrentan los emprendedores al tomar decisiones en un itinerario lleno de bifurcaciones; así que nos pusimos al tajo y por fin este miércoles estuve en San Sebastián para dar el taller en el “Foro de Emprendedores” de ADEGI, la Asociación de Empresarios de Guipúzcoa.

Di una charla inicial para presentar 14 dilemas y 15 paradojas, y después elegimos algunas para discutirlas entre los participantes. Lo interesante del ejercicio era que los emprendedores expusieran sus incertidumbres y que hubiera un intercambio que nos ayudara a aproximarnos a “modelos óptimos de solución” para abordar esos dilemas, y a enfoques que nos permitieran metabolizar la complejidad de las paradojas.

Al ponerme a escribir hoy sobre el taller, me di cuenta que era mejor separar el relato en dos partes, así que en esta primera entrada solo me centraré en los dilemas. El siguiente post lo dedico a las paradojas.

Los “dilemas” son situaciones que obligan al emprendedor o emprendedora a elegir entre soluciones contrapuestas, ninguna de las cuales es completamente aceptable, ni fácilmente elegible.

A menudo los dilemas son caprichosamente ciertos y solo queda optar por A o por B, o priorizar una opción sobre la otra. En estos casos, resulta interesante discutir cuál puede ser el “modelo de decisión” que optimiza el resultado final. Pero también se dan situaciones en las que la “Y” (en vez de la “O”) puede ser la opción más inteligente, buscando respuestas híbridas entre atributos que parecen opuestos irreconciliables. En lugar de descartar tan rápido (“lo uno o lo otro”), es posible jugar y experimentar con opciones intermedias que rescaten lo mejor de cada alternativa.

A partir de esas premisas, me puse a pensar en los “dilemas” que se me han presentado a mí como emprendedor, y en los que he podido compartir con colegas y participantes en mis proyectos, para presentar finalmente estos 14 en el taller:

  1. Dilema de la rentabilidad: Flexibilidad vs. Eficiencia => A la gente creativa le encanta ofrecer flexibilidad y adaptación al cliente (“proyectos”) pero la mayor eficiencia proviene de replicar lo mismo (“productos”). Encontrar un punto adecuado en ese continuo es crítico y suele plantear un dilema en el diseño del modelo de negocio.
  2. Dilema de la Identidad: “Empresa de autor” vs. “Empresa-de-verdad” => Menudo lío este. Las “empresas de autor” son tan idiosincráticas que no trascienden al fundador. Eso las hace diferentes y únicas, pero difíciles de autogestionar, crecer, suceder, vender, y un largo etcétera de problemas. El dilema a veces no está en si hace falta superar ese corsé, sino en cómo hacerlo.
  3. Dilema del Escalado: ¿Tengo que crecer? ¿Cuánto? => La necesidad de crecimiento es a veces una obsesión, o responde a la agenda de prioridades de personas ajenas al emprendedor (por ejemplo, inversores de capital-“riesgo”). Es un dilema saber cuándo, cómo y hasta dónde el escalado tiene sentido.
  4. Dilema de la Segmentación: De nicho vs. Reactivos => Focalizar (o no) puede convertirse en un dolor de cabeza por el famoso mito de la diversificación de riesgos. Da miedo renunciar a ciertos segmentos porque reduce el mercado potencial, pero no especializarse puede ser aún peor.
  5. Dilema de la cartera de clientes: ¿Decir que NO? => La gestión de la cartera de clientes exige disciplina. A menudo nos piden cosas que se salen de la línea estratégica de la empresa y hay “clientes tóxicos” que pueden hacernos mucho daño, pero decir-que-no se convierte en un dilema.
  6. Dilema de la Estrategia: Planificar vs. Fluir => La planificación no está de moda. Ahora se lleva “fluir”, pero no creo que esa sea la única solución. Se necesita una mezcla óptima entre “buscar” y “encontrar” que no es nada fácil de conseguir.
  7. Dilema del equilibrio inestable: Beta perpetuo vs. Gestión por  versiones => Pongo en duda la consigna de la innovación permanente. Es insostenible y genera un estrés organizacional que se come la rentabilidad. En algún momento hay que estabilizar.
  8. Dilema de los equipos promotores: Afinidad vs. Complementariedad => No debería ser un dilema, pero en la práctica lo es. Tendemos a buscar afines, con quienes sentirnos más cómodos, pero así reducimos el potencial de sinergias.
  9. Dilema de la motivación: Lo individual vs. Lo colectivo => Los sistemas de remuneración y de motivación plantean grandes tensiones entre estos dos objetivos.
  10. Dilema de la Transparencia: Transparencia vs. Indiscreción => Tengo claro que no es viable la transparencia absoluta, así que conviene fijar ciertos límites.
  11. Dilema del Liderazgo: Intervenir vs. Facilitar => Hay que gestionar las tensiones que afloran entre abrir espacios de experimentación (prueba/error) y asegurar la calidad que exigen los clientes.
  12. Dilema del Control: Control vs. Valor => ¿Cuándo y en qué medida cedemos participaciones y compartimos el control con nuevos socios?
  13. Dilema de la marca: ¿La marca es “buscada” o “atribuida”? => Construir una marca genuina puede tener una parte de “práctica coherente” y otra de “mimar la imagen”. Habría que ver dónde se pone el foco, y cuál es el impacto en cada caso.
  14. Dilema de la liquidez: Corto plazo vs. Largo plazo => La madre de los dilemas. Qué  hacer con encargos y clientes que aparecen hoy, pero que pueden condicionar tu proyecto-estrella de futuro.

Inserción de Bartolomé Zuzama. Coordinador de la Fase II del Proyecto CREA 2012

Esta entrada fue publicada en Autoempleo, Creación de empresas, Emprendedor, Emprender, Plan de Empresa, Plan de empresa y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *